I Encuentro de Jóvenes Analistas de Conducta (2/2)

13265098414_6972ba3d28_c«Los procesos de aprendizaje son al cambio clínico lo que la electricidad es a la iluminación de una habitación: podemos tener diferentes tipos de lámparas, de interruptores o de bombillas, pero lo que hace que haya luz es la electricidad».

(María Xesús Froján)

Lo prometido es deuda: hoy extenderé la intervención que Sara Valero y un servidor tuvimos en el I Encuentro de Jóvenes Analistas de Conducta, en la cual compartimos nuestra experiencia académica y profesional.

La importancia de estas iniciativas

Si bien nuestra charla fue improvisada, no así lo primero que quisimos poner de relieve: nuestra gratitud por organizar este tipo de actos y la necesidad de los mismos. Resulta alentador reunirse con gente que, además de compartir pasión por la psicología, lo hace en un mismo idioma, facilitando así un mutuo entendimiento en el que, por supuesto, también surgen sanos debates.

El papel de la psicología conductual en el ámbito clínico

La ocasión era propicia para empezar a hablar del terreno estrictamente aplicado, pues la mayoría de los asistentes respondieron estar potencialmente interesados en clínica.

Desde que en 1977 Smith y Glass publicaran el primer meta-análisis respecto a la eficacia de diversas terapias psicológicas (en repuesta a H.J. Eysenk, 1952), algunas interpretaciones no han podido ser más desatinadas. Obviemos por un momento que, para empezar, los estándares de uno u otro tipo de tratamiento puedan tener poco o nada que ver, y asumamos que sí, que independientemente de la orientación, toda intervención pueda reportar beneficios. Desde el eclecticismo esto se explica apelando a una presunta bondad intrínseca a cada enfoque, y a partir de ahí se agita con entusiasmo la bandera de la integración. El veredicto del dodo para tener a todos contentos en una lucha de egos poco ambiciosa. El problema es que eso no es una explicación, sino mera descripción, una circularidad que no añade nada en el mejor de los casos, y una falacia de petición de principio si nos ponemos estrictos. Aquí de lo que se trata es de discernir qué tienen en común todos los tratamientos que los pueda hacer, en menor o mayor medida, efectivos. El objetivo último de toda terapia psicológica que merezca ser considerada como tal es, en resumidas cuentas, un cambio. Resulta pues inevitable apuntar al medio para que éste se produzca: el aprendizaje, territorio por excelencia de la psicología conductual, y que sitúa al Análisis Funcional de la conducta como la herramienta central en evaluación y tratamiento, la piedra angular de la terapia. El aprendizaje es un fenómeno que se da, obviamente, incluso en ausencia de intervención psicológica, de ahí que ésta no siempre sea estrictamente necesaria.

ACoVeO

Es en este contexto cuando surge el interés por complementar la investigación de resultados (medir la efectividad de distintas terapias al tratar determinadas problemáticas) con una línea aún más interesante: la investigación de procesos, aquella centrada en detectar qué factores explican el cambio que se da.

A partir de esta premisa nace en la UAM el grupo de investigación ACoVeO (análisis de conducta verbal con metodología observacional), dedicado a estudiar la interacción en terapia desde un punto de vista funcional, y cuya labor fue reconocida en la XX Edición del Premio de Psicología “Rafael Burgaleta”. Es de la interacción, pura conducta, de lo que emerge algo sobre lo que tantas veces se ha puesto el acento: la relación terapéutica. En ACoVeO se trabaja a destajo desde hace años analizando interacciones y depurando el sistema de categorías de codificación, y desde luego que no se ignora una de las principales limitaciones de su metodología: lo que se registra, al fin y al cabo, no son funciones como tal, sino a menudo topografías de las mismas, verbalizaciones que a los ojos de un experto deberían funcionar de una determinada manera. No obstante, ello no ha impedido que se realicen aportes decisivos a nuestra ciencia, que han servido a uno para mejorar su labor en el contexto clínico.

ITEMA

ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid) es a ACoVeO lo que el Hospital de la Paz es a la Facultad de Medicina de la UAM, salvando las distancias, claro está. Cuando me decidí (nos decidimos) a estudiar el Máster en Psicología Clínica que oferta no me guié solamente por la excepcional categoría de sus docentes o la calidad de su programa, exhaustivo en el dominio del Análisis Funcional, sino por el afán innovador y divulgativo (proyectado incluso al gran público) que impera en el centro. Además, tras una profunda revisión teórica y práctica , los alumnos de ITEMA son sometidos a un entrenamiento que, al menos en España, es único: observación de casos llevados por expertos y conducción de casos propios con supervisión videográfica por parte de un tutor individual (el número de terapeutas del centro coincide con el de alumnos por curso, dicho sea de paso).

Semejantes medios hacen posible adquirir unas correctas habilidades terapéuticas, algo que no se enseña en las facultades. Se han escrito cantidades ingentes de páginas para enfatizar cosas tan obvias como la importancia de ser empático en consulta, ahora bien, ¿cómo se consigue tal cosa?, ¿qué se debe hacer exactamente para mostrar el nivel de empatía que exige la clínica? Con todo, uno se lleva otra lección que tal vez sea más decisiva: aprender a disfrutar haciendo esto. Las dudas y temores propios de los primeros pasos en un terreno tan crítico como es la psicología clínica se van disipando a medida que, con esfuerzo y el respaldo continuo de expertos entregados a sus alumnos, uno va comprobando cómo genera cambios positivos en sus clientes.

ABA

Por fin llegó el momento en el que uno dejó de aburrir al personal para dar paso a mi compañera, quien además de comenzar su andadura este curso en el citado máster, ostenta el de Intervención ABA en Autismo y otros Trastornos del Desarrollo. Sara hizo especial hincapié en la importancia de conocer los procesos de aprendizaje que se ponen en marcha en el contexto clínico, lo que permite potenciar nuestra labor profesional y ofrecer garantías a los clientes.

Y si no hay más preguntas…

… con esto doy ya por concluida mi crónica de lo que fue un evento, sinceramente, para el recuerdo.

Para saber más…

– Publicaciones del grupo ACoVeO (descargables en pdf): http://www.grupoacoveo.com/#!art%C3%ADculos

– Publicaciones de ITEMA (descargables en pdf algunas): http://www.itemadrid.net/publicaciones.html

– Blog de Miriam Rocha Díaz: http://miriamrochadiaz.wordpress.com/

– Blog de Gala Almazán Antón: http://galaalmazananton.wordpress.com/

– Blog de Rebeca Pardo Cebrián: http://cienciaycomportamiento.wordpress.com/

– Blog de José Manuel Campo (Imanol): http://psicodosis.com/

– Blog de Sara Valero y Juanjo Alarcón: http://psicococos.blogspot.com.es/

*(Imagen cortesía de Víctor E. Gil)

Anuncios

2 pensamientos en “I Encuentro de Jóvenes Analistas de Conducta (2/2)

  1. Pingback: I Encuentro de Jóvenes Analistas de Conducta (1/2) | La escalera roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s